miércoles, 11 de octubre de 2017

Gracias y hasta otra Fred Bennetts

Nuestro llorado amigo Fred, que falleció la semana pasada, llegó a Los Molinos con su mujer Patricia en 1965 después de etapas laborales en Inglaterra, donde había estudiado historia en Oxford, y en Brasil, donde había conocido a Patricia. Se alojaron en Villa Magdalena, entre la Cañada Real y el río, hasta trasladarse al Chaparral. Ahí este hombre de temperamento habitualmente dulce plantó cara a los especuladores que han querido cargarse el Chaparral a base de chalets, y sufrió amenazas y agresiones de los que intimidaban a los usuarios del camino de Los Molinos a Navacerrada o incendiaban las zonas arboladas del Chaparral para redondear la hazaña tomándola con él. Gracias a Fred, su mujer y Ecologistas en Acción, el Chaparral se salvó.

Fue socio fundador y más tarde honorario de Entorno Los Molinos. Quería que se conservara el patrimonio natural e histórico como una riqueza que distingue a nuestro pueblo de otros más afectados por la especulación. Esta y otras riquezas siempre las quiso compartir, aquí y en Chile donde la pareja también vivía, sobre todo con la gente humilde.

Viajó mucho colaborando con el Banco Mundial en proyectos de desarrollo. Más tarde defendió el entorno en su trabajo como consultor al proyectar y conseguir fondos para iniciativas de agricultura ecológica a caballo entre Extremadura y el Alentejo, o una cooperativa de cultivo y venta de plantas en Trás-os-Montes, donde había vivido de niño. De paso, en los ríos entre España y Portugal, le gustaba darse chapuzones, sumergiéndose así en el paisaje. Amaba la belleza de los entornos agrestes al igual que la del arte y de la música, ya fuese una canción de José Afonso o una sonata de Schubert.

Como la justicia social se logra asociándose, participó en distintas formaciones políticas serranas y en Amnistía Internacional. Pero unos principios que le salían del alma, un desinterés por medrar y cierta falta de paciencia le enfrentarían con sus aparatos. Le iba más el ambiente del movimiento indignado. Más ampliamente le gustaba compartir un espíritu de comunidad.

Una vez jubilado se volcó en la búsqueda de verdad y justicia por el martirio de su cuñado, el padre Miguel Woodward, en el Chile de Pinochet. También en Chile sufrió agresiones al pedir cuentas a los que ordenaron o consintieron torturas a los valientes que molestaban a los golpistas. Allí luchó con una terquedad compartida por Patricia y antes por Miguel. Con el carácter que sacaba y su gran estatura, en manifestaciones contra las mafias políticas y militares él valía por diez. Así atraía la ira de los los agentes más autoritarios. A él le atraía la gente sencilla de los empinados cerros de Valparaíso.

Como relató en esta Memoria, se trataba de rescatar una verdad sanadora y de combatir la impunidad de los torturadores en jefe. Esto además de ser de justicia es una forma de combatir la tortura en general. Se trataba también de buscar los restos de Miguel, ya que la armada chilena no ha tenido a bien decir dónde los dejó. Lidiaba con las “malas pasadas” de unos jueces afines a los altos mandos o que no tenían interés en impartir justicia y pedía que se estableciera la “desobediencia legítima” para que un militar raso pudiera decir que no ante la orden de apalear o dar corriente a un opositor. Y pedía una reflexión a una Iglesia más cercana a los verdugos que a sus víctimas, con la que hasta cierto punto pudo reconciliarse. En todo caso con su ejemplo estas luchas siguen.

Otra vez en Los Molinos la instalación de una valla en la estación, cortando el camino hacia las casas del Chaparral y aislando así a su mujer (que no conduce) le causó tal indignación que terminó de trastornarle. Más tarde el alcalde abrió un paso peatonal pero Adif la desmanteló. Y la chapuza de reparación será apta como paso para senderistas pero para nuestros mayores es una trampa. Ahí se cayó Fred hace unos seis meses y entonces su salud ya mermada se fue deteriorando, hasta que el 4 de octubre una pulmonía acabó con la vida de este espíritu valiente que no callaba, por más que silencio avisaran o miedo amenazaran.

Querido Fred: descansa en paz. Querida Pat: recibe nuestro afecto; nos unimos a ti.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Limpieza del río II: la voz de los mayores


En nuestro anterior artículo, pudimos conocer la visión que los "pequevoluntarios" tuvieron de la actividad "Fiesta de la limpieza del río", realizada el pasado día 19 de agosto de 2017, en Los Molinos.

Y lo hicimos a través de la contemplación de sus dibujos y todos sus detalles; algunos son como editoriales de prensa.
 
 
En esta ocasión podremos leer los mensajes que algunos de los adultos que trabajaron esa mañana nos ofrecieron de su puño y letra. 
 


 Para facilitar la lectura, al pie de cada imagen, reproducimos el texto manuscrito.


"Es un placer poder realizar en compañía de tan hermosas personas, la limpieza de un tramos del Río Guadarrama y así poder colaborar con la ecología.
Pero más importante es pedir a las personas que cuiden de la naturaleza ya que estamos heredando a nuestros hijos un ambiente más limpio y puro y no tan contaminado.
Felicidades a los organizadores y a los que colaboraron...
Con gusto (...) desde México!"



"Cosas que me gustaría ver:
- que el pueblo no viva de espaldas al río que le dio razón de ser.
- Que no se tiren al río basuras y restos; para eso hay contenedores y puntos limpios.
- (...)
 


"Que se controlen las poblaciones de Ailantos en el pueblo y en el río, que están invadiendo las riberas y los campos"


  
"La educación se aprende con el ejemplo, enseña a tus hijos lo que es civismo y a cuidar su entorno.
SI NO MANCHAMOS y cada uno pusiera su grano de arena no habría que recoger.
Enséñales que a todos nos gusta disfrutar de las cosas y ¡¡es responsabilidad de todos, no de unos pocos!!"
 


¡¡VECIN@!! Trabajo con el ejemplo, el día de la fiestas no tires "colillas", ni "latas", ni "botellines", ni "platos de plástico". Acuérdate que todo esto se lo lleva el viento a nuestro-vuestro río"



"Más peces y menos latas"



"@cuencahidrograficadeltajo por favor limpien el cauce de maleza y poden los árboles. queremos verlo tan limpio como en Rascafría. Si no pueden hacerlo devuelvan la competencia al @aytolosmolinos"



"El río estaba muy sucio. La gente había tirado muchísimas cosas como hierros, bolsas, plásticos y otras cosas"
"todos hemos trabajado juntos, cada uno colaboraba como podía, y todos trabajamos como un equipo, así el río ha quedado más limpio; espero que la gente tenga en cuenta nuestro trabajo y no manche el río". 


 
¿De verdad quieres seguir pagando impuestos para que otros recojan lo que tu tiras?
¡¡Animo!! ¡¡Entre todos podemos!!

  
 

¡¡¡BRAVO!!! ¡Vivan estas iniciativas! ¡¡¡Viva el río Guadarrama!!!
 




Gracias por entrar en nuestro blog.

Visita www.entornolosmolinos.org y síguenos en las redes sociales






Limpieza del río I: la voz de los "pequevoluntarios"


 En una artículo anterior relatamos la actividad "Fiesta de la limpieza del río", del pasado día 19 de agosto de 2017.

 
Con este, iniciamos una serie de dos en la que iremos volcando la opiniones y reflexiones que los voluntarios expresaron durante el tiempo del taller final...


 
Como ya comentamos, entre los más de cuarenta participantes que nos inscribimos, pudimos compartir experiencias y puntos de vista entre "grandes" y "pequeños";  y también pudimos plasmarlas de forma gráfica sobre los paneles proporcionados por el Ayuntamiento.


En este artículo nos centraremos con la visión de algunos de los chicos y chicas de trabajaron también para buscar la manera de expresar lo que habían vivido, encontrado o sus opiniones... sobre las personas que ensucian.

¿Qué te sugieren?



















 













Gracias por acceder nuestro blog.
Visita www.entornolosmolinos.org y síguenos en las redes sociales. 







lunes, 28 de agosto de 2017

Actividad comunitaria: ¡limpiamos el río!


Tras varios años desde la anterior experiencia, y como anunciábamos en nuestro anterior artículo, el pasado sábado 19 de agosto, tuvo lugar la Fiesta de limpieza del río.
 
Más de cuarenta voluntarios acudieron a la convocatoria conjunta entre nuestra Asociación "Entorno Los Molinos" y el Ayuntamiento. Desde aquí damos las gracias al señor Alcalde por su apoyo y su activa presencia durante toda la jornada y al concejal delegado por las facilidades y colaboración prestada en todo lo necesario para la organización y el desarrollo.
 
Con el Ayuntamiento habíamos definido cuatro sectores de trabajo, entre el punto conocido como "Molino de Evaristo" y el Parque del Dr. Rodríguez Padilla, reservando esta última zona, para familias con niños. Y tal fue el éxito de participación que pudimos crear un quinto grupo de trabajo de se responsabilizó de los trabajos cerca del "Molino de la Cruz".
  
 
Los objetivos que nos fijamos fueron varios:
 
1º Desarrollar una actividad pública de denuncia sobre el maltrato que determinados ciudadanos hacen del entorno; en concreto, del tramo urbano del río Guadarrama que está en el origen de la historia de nuestro pueblo.
 
2º Ofrecer una actividad educativa en familia alineada con algunos de los 17 ODS de Naciones Unidas,  proyecto mundial que comienza a tenerse en cuenta en nuestra comarca.
 
3º Ofrecer una oportunidad de convivencia y de colaboración ciudadana activa, entre molineros y visitantes.
 
 
Programa
 

Según rezaba en el cartel publicitario y tras las inscripciones de última hora, pasadas las diez y tras la foto de grupo en la escalinata de la ermita de san José, comenzó el señor alcalde con unas palabras de bienvenida, proponiendo un minuto de silencio por las víctimas del reciente atentado de Barcelona; tras un emocionado aplauso, continuó enmarcando la "fiesta de la limpieza" con las celebraciones del 350º aniversario de la concesión del Villazgo a Los Molinos.

A continuación, nuestro presidente dinamizó la introducción y motivación de la actividad con un diálogo entre chicos y mayores para poner en valor el río Guadarrama y su servicio en la historia de Los Molinos como fuente de vida, de belleza y de economía para el pueblo.
  

 
Tras organizarnos en varios grupos y explicar las instrucciones para ayudarnos a recoger y los puntos de depósito de los objetos y otros residuos, se repartieron los guantes de trabajo y las bolsas.
  
 
 
Los equipos formados fueron avanzando despacio por el cauce y por las escasas zonas de policía y, entre idas y venidas a los contenedores, pudimos escuchar los comentarios de sorpresa e indignación de pequeños y grandes por la cantidad y tipo de residuos que íbamos encontrando. 
  
  

¿Y qué encontramos?


Pues como fruto de la "triste" cosecha pudimos encontrar desde una lavadora hasta sillas, sillones o hamacas, pasando por restos de tuberías, piezas metálicas de aparatos, trozos de herramienta, pallets de madera, trozos de cama, objetos de decoración de jardín, cazuelas, bidones de plástico y metálicos o los restos de una freidora eléctrica, restos de tejidos.... y muchos, muchos botes de refrescos, plásticos, latas o botellas de vidrio...

Como en otras ocasiones que esta Asociación ha realizado inspecciones, una de las zonas mas sucias es la correspondiente a la trasera del almacén municipal dela calle Palomar.
 
Como pequeña muestra de los residuos contaminantes encontrados, ofrecemos estas imágenes:

 
 



En la siguiente foto y junto a un punto de acumulación de basuras, podemos ver al alcalde de Los Molinos conversando sobre la experiencia, la situación del río y otros temas del entorno con algunos miembros de nuestra Asociación "Entorno Los Molinos" y otros vecinos voluntarios.



Puesta en común

Al final de la mañana, facilitamos un taller de expresión para que en los paneles facilitados por el Ayuntamiento, pequeños y mayores pudieran expresarse acerca de lo aprendido en la actividad, mensajes que deseaban ofrecer o cualquier otro comentario en torno a la experiencia realizada; en un próximo artículo mostraremos algunas de estas interesantes aportaciones y dibujos de los chicos.

Desde el principio, y gracias a la colaboración y de todos, el programa se desarrolló según lo previsto. 


¡Fin de fiesta!

La dura tarea durante horas fue recompensada con un estupenda paella que compartimos, a la sombra, entre risas y comentarios:
 
¡Muchas gracias a los cocineros y felicidades!
¡Muchas gracias a los voluntarios!
 


No dejes de leer el próximo artículo, visita www.entornolosmolinos.org, conócenos y síguenos en las redes sociales Facebook y Twitter.
 
 
 
 

jueves, 13 de julio de 2017

Moción sobre bicis en el monte

Descenso
El pasado jueves el Ayuntamiento de Los Molinos aprobó una moción que solicita a la administración gestora del Parque Nacional que el futuro Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) permita la circulación de bicis por caminos y sendas, modificando el borrador del PRUG que, a falta de educación cívica, prohíbe el ciclismo en caminos de menos de tres metros de ancho. Como fuimos excluidos del Parque, aquí Los Molinos es un municipio periférico sin voto pero con voz.

La moción se aprobó con los votos del PP, cuyo portavoz afirmó que hay que fomentar este deporte sano y no contaminante cuyos practicantes asimismo consumen en los comercios del pueblo, y propuso prohibir en todo caso las carreras de descenso.

El portavoz del PSOE se opuso destacando el impacto de los eventos deportivos masivos, que efectivamente son impactantes, aunque el borrador de PRUG los restringe. Afirmó que cuando una vaca pasa por el monte crea una vereda que luego aparece en una ortofoto, y por donde pasó la vaca no tardará en celebrarse una prueba deportiva masificada. Desde luego se estima que el Parque tiene más ciclistas (hasta 10.000) que vacas (4.000).
 

Erosión de caminos
El portavoz de ALM también alegó la masificación por la cercanía de la capital, citando las restricciones impuestas a las bicis en los erosionados caminos de Abantos, donde algunos suben en camión para luego bajar como esquiadores. Afirmó que la moción tenía “falsedades” ya que sostiene que hay pocos conflictos entre usuarios y pocos caminos de 3 metros de ancho mientras que para él ambos son frecuentes.

El portavoz de PLM veía con recelo la fuente de la moción -la International Mountain Bicycling Association (IMBA)-, afirmando que las bicis crean problemas y además que “hay una reticencia al uso de las bicis en ciudades”, dando voz así al lobby reticente a que los coches cedan un milímetro ante las alternativas no contaminantes.

Es cierto que IMBA es otro lobby, y que podían haber traducido su nombre. Se oponen al cambio de la norma actual, que permite la circulación de “velocípedos en general” por caminos, senderos y vías de uso tradicional -concepto harto interpretable- salvo en zonas de reserva. La Comunidad “pretende prohibir la circulación de [bicis] en caminos de menos de 3 metros de anchura. ¿Por qué? Nadie lo sabe”. Pues lo sabemos todos los que hemos tenido que salvarnos de repente ante la bajada de ciclistas todo terreno, dando voces de aviso o no (aunque nos hayamos encontrado también con ciclistas respetuosos). Por otra parte proponen “reglas del camino” como ceder el paso y evitar derrapes y la consecuente erosión.

Sin duda los parques nacionales parecen haber cambiado su función primitiva -de conservación- por la de su explotación (lo que habrá que lamentar otro día). Pero mientras que en un parque temático el gentío en las atracciones da ambiente, nuestro parque se nutre de una naturaleza intacta y, al menos una parte del tiempo, apacible. Eso sí, su paisaje lo han conformado actividades como la extracción y la ganadería (sector excluido del patronato), y su población ha de vivir y desarrollarse. De hecho sus usuarios ascienden ya a 4 millones anuales, así que tiene aceptación.
 

Ciclismo slow
Un término medio lo propuso un vecino del Balcón de la Peñota: el ciclismo slow. Relató haber sido avasallado por bicis en caminos más de una vez y pidió solo que se les impusiera un límite de 30 km/h. También podría ser de 20 (fuera de circuitos para bicis), y al acercarse a paseantes o animales, de 10. Ahora, será difícil hacerlo cumplir sin poner radares en el monte. Por otra parte, si nuestros pueblos tuviesen conexiones de acerado con una franja donde los cicloturistas pudiesen andar sin respirar gases de escape, la oferta ciclista se diversificaría.