jueves, 30 de agosto de 2012

¿El criterio "Soy Yo"?

En cualquier paseo que nos damos por diferentes zonas del entorno natural, nos ponemos en contacto con un lado "siniestro" de los seres humanos; allí donde llegamos, como animales marcamos territorio, pero ensuciando, estropeando, degradando...

Y hemos de dejar muy claro que, por los síntomas, la mayoría de las veces son decisiones conscientes por las que se abandonan o depositan residuos de distinto "calibre" y siempre contaminantes.



A poco que nos fijemos, podemos "descubrir"  en una grieta entre las rocas, por ejemplo, la pelotita de papel de aluminio, el bric de zumo o el paquete de tabaco en el que se puede leer todavía que "fumar mata"...

Es dramático encontrarse con personas que no saben qué hacer con los residuos que ellos mismos generan. Y así, deciden que cualquier sitio está bien (sobre todo si no les pillan), como se ve es la siguiente foto hecha en junio de 2012, en un pinar de la sierra de Madrid.





Y son personas que no reaccionan bien cuando se les advierte del hecho. Como tampoco fue buena la reacción cuando miembros de esta asociación, en la urbanización de Los Arroyuelos (Los Molinos / Madrid), indicaron a las personas que depositaron el colchón de la siguiente foto que existe un "punto límpio" y que allí mismo tenían la información.





Y es que, a pesar de que los ayuntamientos u otras instituciones pongan carteles y avisen, como se ve en la siguiente foto, hay personas que no los leen o, mucho peor, deciden que "eso" no va con ellas.





También tenemos el perfil del individuo que realiza pequeñas (o grandes) obras en su casa o finca y decide -él o quien ejecuta la obra- que no importa verter los restos en cualquier sitio, por ejemplo en una cuneta, o como en la siguiente foto, en el centro de un camino de las laderas de La Peñota (Los Molinos / Madrid).


 


Miembros de esta asociación han llegado a sorprender a personas arrojando desde un camión al camino escombro y gran cantidad de yeso en bloques y la respuesta fue, primero que ¿Quiénes eramos para decir nada? Que, ¿qué nos importa? y, lo mejor, ¡sé donde vives!

Por último, en este breve repaso, una mención especial a los "guarros" de altura. No terminamos de comprender cómo personas que dedican horas a subir por senderos de montaña, que se esfuerzan por llegar a parajes donde pocos llegan, aunque sólo sea por su dificultad y distancia, sean capaces de dejar como recuerdo la colilla de la siguiente foto tomada en la sierra de Madrid, a más de dos mil metros de altura, en agosto de 2012.




Y el problema, como puedes comprender, no es si está bien o mal apagada. El problema es que alguien decidió fumar allí y también decidió dejar la colilla.

Desde Entorno Los Molinos lanzamos un llamamiento a la responsabilidad individual, la consciencia ciudadana, la práctica de la educación recibida y la cooperación para mantener saneado el entorno natural en el que desarrollamos nuestra vida.