miércoles, 13 de julio de 2016

Vertederos de Los Molinos (1): El Pradillo de la Cruz

Gordolobo con basuras
“El hombre, arrullado en su comfortabilidad, apenas se preocupa del entorno” dijo Miguel Delibes en 1975, lamentando “la brutal agresión a la Naturaleza que las sociedades llamadas civilizadas vienen perpetrando.” Pues en 2016 la agresión se sigue perpetrando a juzgar por los vertidos incontrolados que afean el entorno molinero. En las fotos se ve el caso particular del Pradillo de la Cruz, en el Camino de Matalascabras (aquí), donde muchos vienen a dejar las residuos del consumismo.

Pero si hace años que Los Molinos tiene punto limpio donde tirar los residuos de particulares, si no valen los cubos de la calle. Así que echarlos al entorno natural –al hogar común– viene a ser como hacer de vientre en casa fuera del retrete. Además nuestro bello entorno es el mayor activo que tenemos, si hay que verlo todo en términos económicos. También es un valor que nos enriquece más allá de lo económico. Así que pedimos que se tenga cuidado a la hora de tirar basuras, e incluso que se separe los envases, el papel y cartón y el vidrio para echarlos en los respectivos cubos. Y los restos orgánicos se pueden reciclar en cualquier jardín para hacer un compost que es otra riqueza.

Abrótano con basuras
Prosigue Miguel Delibes, escribiendo con clarividencia cuando aún vivía el dictador (por eso habla del “Hombre”, pero sin duda pensaba también en la “Mujer”):
“... [E]l verdadero progresismo no estriba en un desarrollo ilimitado y competitivo, ni en fabricar cada día más cosas, ni en inventar necesidades al hombre, ni en destruir la Naturaleza, ni en sostener a un tercio de la Humanidad en el delirio del despilfarro mientras los otros dos tercios se mueren de hambre, sino en racionalizar la utilización de la técnica, facilitar el acceso de toda la comunidad a lo necesario, revitalizar los valores humanos, hoy en crisis, y establecer las relaciones Hombre-Naturaleza en un plano de concordia.”

Cardo con basuras