domingo, 17 de diciembre de 2017

Movilización por Los Llanos

Dijo Miguel Delibes que “el hombre, arrullado en su confortabilidad, apenas se preocupa del entorno”. Puede ser, pero ayer sábado nos concentramos más de 100 hombres y mujeres ante el ayuntamiento de Los Molinos para reivindicar un prado de Los Llanos libre de construcciones.
El presidente de Entorno Los Molinos agradeció a todos su sensibilidad hacia el medio natural y explicó cómo hace pocas semanas lanzamos una plataforma por Los Llanos a la que se fueron sumando diversos grupos políticos, y que por tanto quienes están detrás de la plataforma son los mismos que están delante. Reivindicó el carácter apartidista y ecuánime de nuestra asociación desde su fundación en 1997. Y en aras de la precisión, renunció a la palabra “dehesa” para la parcela de autos a favor de otras como “prado” o “espacio”. Leyó nuestro comunicado y terminó agradeciendo la presencia de representantes de los colectivos que nos han apoyado en esta fuerte movilización en defensa de un frágil entorno.


Después algunos fuimos paseando y conversando hasta Los Llanos para volver a comprobar cómo parte del encanto de este pueblo reside en encontrarse con un paisaje serrano nada más salir del núcleo. Cruzamos el arroyo Majaltobares por el puentecillo de piedra que no sabemos si le sobra al promotor. Tras un año de sequía el arroyo aún bañaba la pradera.

Así estaba la parcela arrendada por la mañana, con encinas maduras y un roquedo piramidal. Contrasta con la imagen de secarral que ha aparecido en un pasquín político, desluciendo el paraje antes incluso de que lleguen el saneamiento de hormigón, las gradas de obra y las zahorras con aglomerado asfáltico.

Y si bien es cierto, como dicen, que la vaca plantada de nuestro cartel está en un prado particular, la arboleda de fondo forma parte de lo que sí se urbanizará. Como siempre hablamos de “urbanizar” o “construir”, porque “edificar” es otra cosa.

El día 15 estuvimos en la sesión informativa ofrecida por el ayuntamiento, con unos paneles bien confeccionados aunque con más concejales que público. Cuando citamos las palabras de la alcaldía sobre la propuesta del club “de construcción de unas pistas de pádel y un segundo campo de fútbol”, una partidaria del proyecto se quejó de los que “lanzan bulos”, con respuesta de silencio del equipo de gobierno cuando insistimos en ello.

Pero el alcalde nos enseñó los paneles con buenas maneras, lo que valoramos. Reconocimos su voluntad de fomentar el fútbol. Reconocimos que es difícil encontrar una parcela municipal para un campo sin negociar permutas u otros acuerdos, o pensar en terrenos fuera del término. Reconocimos que hubo un período de alegaciones en agosto en que nadie levantó la voz. Y reconocimos que la Zona de Transición del Parque Nacional no alcanza a Los Llanos, mientras que la del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) previo a la declaración del Parque sí.

Aunque es permisivo, el PORN prohíbe las “instalaciones o infraestructuras que por su ubicación, altura, volumen, materiales o colorido alteren de manera notable el paisaje y las condiciones medioambientales de las áreas naturales” (art. 4.3); “muy especialmente” en las zonas de transición, donde se aplicarán “las determinaciones [...] sobre la necesaria contigüidad de los nuevos desarrollos a núcleos preexistentes y sobre sus condiciones estéticas y paisajísticas” (art. 5.5.2.11).

Asimismo “las actividades recreativas y deportivas se supeditarán a la conservación del ámbito de ordenación y de sus valores. Para ello, la utilización del medio natural como recurso turístico, recreativo, deportivo o educativo se desarrollará de tal manera que sea compatible con el mantenimiento y mejora de su estado de conservación” (A2.6.1). Y se fomentarán “actividades de manera que tengan baja incidencia ambiental, tales como el montañismo, el senderismo, la escalada, el esquí de montaña, las actividades ecuestres de ocio, el ciclismo de montaña...” (A2.6.2).

P
arece claro que los usos deportivos deben estar "relacionados" con el entorno así como supeditados al mantenimiento (y mejora) de su estado de conservación. Así que por su naturaleza, ubicación, volumen, tráfico asociado, etc., el proyecto de campo de fútbol no es compatible con la preservación de los valores naturales de un entorno de preparque. Instamos al ayuntamiento, por tanto, que se lo replantee.

No hay comentarios: