domingo, 19 de marzo de 2017

Paseo a la Pradera de los Narcisos - actualización 24/03

Paseo suspendido por climatología adversa.😢 Nos vemos para otro en abril. 
Con la intención de conocer mejor nuestro entorno y sus caminos, y también a los simpatizantes de nuestra asociación, te invitamos a un recorrido hasta la Pradera del Palancar, conocida como “Pradera de los narcisos”. Quedamos el domingo 26 de marzo a las 10 en la Ermita de San José. Ahí van unas imágenes (aquí en ppsx):


lunes, 6 de marzo de 2017

Éxito del compostaje en Soto del Real

Unas 80 familias sotorrealeñas se han apuntado al autocompostaje y está previsto incorporar el compostaje en colegios, en el centro de mayores y a nivel comunitario en urbanizaciones.

Compostador tradicional
“No resulta adecuado ni sostenible continuar con un sistema de vertederos, o peor aún de incineración, sin impulsar otros sistemas de gestión de residuos en origen”, afirma el ayuntamiento de Soto del Real. No es mera palabrería sino una ordenanza para fomentar el compostaje. “El esfuerzo mayor lo debemos hacer en el tratamiento de la materia orgánica, que supone más del 40% del peso de la bolsa de basura de cualquier hogar, y que actualmente va directa al vertedero desaprovechando un recurso valiosísimo para el suelo”.

Compostador de plástico reciclado
Darle la vuelta a la situación es sencillo, afirma, gracias a las muchas viviendas ajardinadas que tiene el municipio, aptas para el compostaje. Ahora, como hoy hay que ser competitivos, Los Molinos seguramente supera a Soto en enjardinamiento. Por tanto se trata de una ordenanza muy extrapolable:



Proponen un manual de compostaje que demuestra como, entre todos los aparatos domésticos, el compostador es el más limpio y entrañable. Digiere los residuos orgánicos en situ, genera abono a base de microbiología y sirve para educar en ciencia natural (y civismo) a los peques:


 
Si pocos molineros hacemos compost, será por falta de costumbre. Y como en Soto del Real, la costumbre se crea con incentivos.

Vertedero con gaviotas
Es que la basura de Los Molinos se acarrea 33 km en camiones, junto con la de otros 80 municipios, hasta el vertedero de Colmenar Viejo, al que le quedan menos de 2 años de vida útil. Ahí los residuos orgánicos se descomponen de forma anaeróbica, emitiendo metano a la atmósfera y lixiviados al suelo, contaminando las aguas subterráneas.

Así lo han demostrado los vecinos, que denuncian además olores nauseabundos y en ocasiones no poder abrir sus ventanas. Han creado una petición pidiendo el cierre del vertedero y la detención del proyecto de incineradora, ya que si hay algo peor que los gases de un vertedero son los humos de una incineradora.

Vertedero con topadora
Porque si molineros y colmenareños estuviéramos peleados, enviarles nuestras inmundicias tendría sentido, para castigarlos. Pero si no, esto no se justifica, a no ser porque el negocio de la basura depende de la amplitud y la continuidad del servicio.

El despropósito se solucionaría con menos consumo y más reciclaje. Así opina nada menos que el Papa, en su encíclica “Laudato Si sobre el cuidado de la casa común”. “La acción política local puede orientarse a la modificación del consumo, al desarrollo de una economía de residuos y de reciclaje”, dice. Denuncia “el ritmo de consumo, de desperdicio y de alteración del medio ambiente” que “termina enfrentándonos unos con otros”:

Compostador sencillo
“Todavía no se ha logrado adoptar un modelo circular de producción que asegure recursos para todos y para las generaciones futuras, y que supone limitar al máximo el uso de los recursos no renovables, moderar el consumo, maximizar la eficiencia del aprovechamiento, reutilizar y reciclar. Abordar esta cuestión sería un modo de contrarrestar la cultura del descarte, que termina afectando al planeta entero...”.

A lo que tanto creyentes como no creyentes podemos decir amén.